ATS una de las primeras empresas promocionadas por la Ley de Software en Argentina

El Gobierno habilitó a las primeras 28 empresas desarrolladoras de software para percibir los beneficios de la ley de promoción del sector. Se presentaron casi 200 empresas, pero muchas no aprobaron el papeleo previo. Fuentes de la Secretaría de Industria dijeron que “fueron las primeras en ser aprobadas, pero no serán las únicas. Próximamente saldrán más aprobaciones”.

Las que obtuvieron el reconocimiento son Software América, Neoris, Sofrecom, Meya Argentina, Excelencia en Soluciones Informáticas, Pixart, Adecef, Entrepids, Program Consultores, GyL, Worldsys, Hexacta, Buenos Aires Software, Delsat Group, Soft Office, Denarius, Data Streams Systems Argentina, Vía Argentina, Huddle, Interfaces, ATS, CWA, DC Sistemas, Business Smart, American Switching Network, Informática Orión, Axoft y Open Solutions. Ninguna supera $ 43 millones de facturación, por lo cual entran en la categoría de pyme.

Para Martín Méndez, country manager de Neoris Cono Sur, “la ley nos permite seguir invirtiendo en investigación y desarrollo, que fue la apuesta de la corporación cuando analizó la calidad del software argentino”. Propiedad de la mexicana Cemex, tiene filiales en 7 países, y en Rosario funciona el “centro de excelencia” que exporta a todo el mundo. En la oficina local trabajan 200 personas, y lleva invertidos US$ 1,2 millones desde 2000. “Ya contratamos 30 personas en diciembre y vamos a contratar 70 personas más”, dijo Méndez a LA NACION, y destacó que “hoy se destina un 70% de la producción al mercado local, y el resto a la exportación. En 2003 era al revés, eso se debe al crecimiento de la economía”.

Para Juan Ruggero, CEO de Buenos Aires Software (BAS), empresa con más de 26 años de desarrollo de software destinado a administración, “lo más importante de la ley es que estimula a trabajar en blanco y eso minimiza la competencia desleal”. Emplea alrededor de 75 profesionales y exporta a Paraguay, Uruguay, Perú, Chile y Venezuela.

Entre otros puntos, la ley establece estabilidad fiscal durante diez años; reducción de un 70% de las contribuciones patronales y la disminución de un 60% del pago del impuesto a las ganancias. Para acceder a esos beneficios, las empresas deben por lo menos cumplir con uno de los siguientes requisitos: destinar a investigación y desarrollo más de un 3% de los costos totales, o exportar un 8% sobre las ventas u obtener una certificación de calidad. Además, tener a todo el personal en blanco y no adeudar impuestos. Las 28 empresas aprobadas se comprometieron a incrementar un 15% su plantilla de personal (unos 300 profesionales), y destinar, entre todas, $ 4,6 millones a investigación durante este año.

Tanto Ruggero como Méndez destacaron que el mayor problema de la industria es la escasez de profesionales, lo que encarece el costo laboral. Hoy, el sector está empleando a unos 32.000 profesionales y, según la Cessi, la cámara que agrupa a las empresas del sector, durante este año se crearían unos 9000 puestos de trabajo, mientras que entre 2007 y 2010 la demanda del sector llegaría a 14.000 personas.